30 may. 2013

Valientes emigrantes


Hoy voy a permitirme el lujo de hablar desde el corazón y dedicarles esta entrada a dos grandes amigas: Desirée, enfermera, y Sara, psicóloga, ambas de profesión y vocación.

Muchos de vosotros os veréis retratados en este articulo... ya sea en mi propio papel, en el que veis marchar a amigos y profesionales fantásticos. O ya sea en el papel de jóvenes (o no tan jóvenes) que deciden con valentía probar suerte en otro lugar porque España no les da la oportunidad por la que han estado peleando.
Hoy pongo nombre a la historia pero estoy segura que según leéis estas líneas vosotros pensáis en otras personas cercanas.

Hace alrededor de 3 meses me despedí de Desirée, ella ha partido rumbo a un país europeo con un contrato bajo el brazo de Enfermera tras pasar un largo proceso de selección. Algo que aquí no conseguía con continuidad y que solo tenía la opción de disfrutar a meses contados. Sin saber cuándo volverá y preocupada por las noticias que ve de España desde allí, su valentía le ha llevado a poder ejercer su profesión en un país extraño pero su sueño sigue siento poder volver a España y trabajar en lo que verdaderamente ha encontrado su pasión.

Dentro de poco más de un mes, despediré a Sara, ella parte a Europa para trabajar de Au Pair tras tener problemas en la búsqueda no solo de empleo sino también de prácticas o voluntariado. Se va sin billete de vuelta, si va bien aprovechará 6 meses para reforzar el inglés pero su sueño sigue siendo poder ejercer como psicóloga en España.

Dos casos, replicables en toda España que nos hablan de como cada día decenas de personas se "exilian" por su futuro, se sienten obligados a marchar ante la falta de oportunidades laborales y la precariedad española. Son personas que sueñan con volver a una España con oportunidades pero temen que este momento no llegue. No se quedan con los brazos cruzados y actúan labrando su propio futuro.

Foto: www.lavozdegalicia.es (08 Abril 2013)
Son valientes, y aunque tienen temores a ese cambio tan importante en sus vidas, lo afrontan con entereza.  Personas que ojala un día podamos recibir con los brazos abiertos de oportunidades, mientras tanto solo queda desearles toda la suerte del mundo.

25 may. 2013

Ilusión en el empleo


Estaréis de acuerdo conmigo, en que la motivación en el trabajo es esencial para un desarrollo de carrera adecuado y satisfactorio.

No hay nada más valioso en el trabajo que la ilusión por el proyecto que se está desarrollando, la motivación por conseguir nuestro objetivo profesional y la satisfacción de los resultados.

Un ejemplo claro de ilusión en el trabajo, son las personas que desean formar un proyecto profesional propio y lo viven con una esfuerzo admirable.
Estas personas no ven horarios, ni esfuerzos sino que ponen todo en dicho proyecto.

Para canalizar este espíritu que muchos emprendedores desarrollan de forma natural en trabajadores por cuenta ajena de cualquier empresa debemos fijarnos e incentivar diversos aspectos.

-          Sentimiento de pertenencia al proyecto que desarrollan. Con ello, quiero decir que el propio proyecto empresarial lo sientan propio, se sientan parte de un equipo mayor que trabaja en la misma dirección y que se encuentra reconocido públicamente.
-          Flexibilidad. Permitir a estos trabajadores adaptar su forma y ritmo de trabajo. Las personas que sienten un proyecto, no sienten un horario, esto ayuda a la auto organización de su propio trabajo.
-          Realizar recompensas ante un trabajo bien hecho, no me refiero a una recompensa material que en muchas ocasiones no son efectivas por si solas.
-          Tener en cuenta opiniones y conocer el desarrollo de trabajo de los trabajadores.

¡Busquemos la ilusión en el trabajo, y conseguiremos la felicidad en el mismo!